Archivo de la etiqueta: razones

9 razones para usar Twitter

Composición de imagenes procedentes de la web www.twitter.com, propiedad de TwitterA los usuarios activos de twitoesfera les parecerán completamente innecesarias estas notas. Tendemos a olvidarnos que hay otro mundo ahí fuera y que, aún entre profesionales de la comunicación, la gran mayoría no ha tenido la necesidad de utilizar las herramientas como Twitter.  No es que lo diga yo, me limito a interpretar las estadísticas que coinciden en rasgos generales (Ejemplo métricas de uso de twitter – de los 75 millones de usuarios en dic 2009, sólo el 17% envió algun tweet ese mes ) pero también las opiniones que oigo con frecuencia:

  • “si, complícame la vida, venga”
  • no tiene ningún sentido, para qué lo voy a necesitar
  • estoy en la red y con eso basta
  • no necesito que nadie desconocido me cuente su desayuno
  • bueno, dicen que es lo que más popular se hacer y que hay que estar, pero ahora mismo no tengo tiempo para perder

Todas estas razones indican algo importante: Twitter tiene una curva de aprendizaje.  Uno abre la cuenta, entra con facilidad, pero luego no ve lo que se supone que debería  hacer.

El caso es que no conozco a nadie en Twitter que diga haber visto ‘el punto’ a la primera.  Parece que ni los creadores se imaginaron sus utilidades. Así que, anímate y busca cómo puede servirte en lugar de complicarte las vida.

Estas son algunas de las cosas para las que yo utilizo Twitter:

1. Consulto las noticias en tiempo real

Si le ocurre algo a un personaje celebre, sólo sirve para alegrarse o para lamentar, como  fue el caso de la muerte de Michael Jackson,  de la que supe mucho antes de que fuera difundida por los medios tradicionales.  Claro que si tuviera que ver con inversiones o las producciones musicales, sería incluso muy útil. Otro caso es el de los partidos de fútbol. Me explico: no entiendo nada de fútbol, pero siempre sé cómo va un partido importante, sé si hay prórroga al minuto y por tanto, sé si me tocará cenar más tarde, por ejemplo. En cada grupo de ‘tuiteros’ hay aficionados que se encargan de celebrar las jugadas en directo y en general, cualquier evento tiene su versión más o menos comentada en tiempo real en Twitter. Haití, Perú, Juegos Olímpicos, los Oscar, los Goya, son las pruebas recientes de actualidad que pudo ser contrastada en tiempo real.

2. Examino las novedades relacionadas con mi trabajo

Me gusta simultanear el lector de RSS con las listas de Twitter. Twitter para un vistazo rápido y para las noticias de fuentes nuevas, que puedo consultar más tarde.  Hay personas que no escriben en otro sitio que en Twitter. Descubrí interesantes aportaciones sobre nichos específicos de desarrollo que más me interesan. Son breves pero valiosos apuntes y recordatorios sobre analítica, estándares o vídeo producción.  La opción de listas que tiene Twitter me ayuda a  filtrar la información que necesito en cada momento.

3. Pruebo las aplicaciones nuevas y comparto las experiencias

Los desarrolladores son los pioneros en el uso de las  herramientas colaborativas,  que constituyen una fuente de documentación imprescindible. Los foros, las Bases de Conocimiento y aplicaciones como ActiveColab o Basecamp tienen ahora una ayuda en Twitter, imprescindible para localizar lo que se busca. Si ya sé, Google encuentra de todo, pero la diferencia a favor de Twitter está en que aquí se conoce al autor o se puede saber si ‘es de fiar’ más rápido.  Cuando pruebo algo nuevo, miro desde cuando no se actualiza, cuál es la lista de bugs resueltos y pendientes, qué opina quién y  Twitter me ayuda a adivinar cuál de las opciones, que suelen ser múltiples, me sirve mejor. Si encuentro algo interesante, lo publico – puede que le sirva a alguien el camino andado, por qué no.

4. Siempre tengo a mano y en un sólo sitio mis enlaces Favoritos y recordatorios

Todo lo que tienen que ver con mi trabajo, me interesa. Incluso lo que no.   He probado todo tipo de herramientas, desde ScrapBook, ReadLater, enviarme email con los enlaces pendientes de lectura a mi misma, usar un postit en mi escritorio virtual, pero  ninguno me sirve. Cuando me acostumbro a verlos, empiezo a ignorarlos.

Lo de ‘leer después” se suele quedar sin leer y cuando ya no encuentro aquello que parecía hablar dealgo que necesito desesperadamente y no me acuerdo dónde lo vi,   tiró el montón a la basura.   Pero Twitter está en la nube y,  con ello, en   Hay una cosa muy útil en Twitter,  consiste marcar como “favorito” un tweet o  tuit . Eso lo puedo ver en mi móvil, en el notebook, en la oficina donde quiera que lo necesito.

5. “Asisto” a conferencias, reuniones o ferias, sin trasladarme

Me gusta viajar por placer, pero no por cuestiones de trabajo. Aún así puedo, si quiero, asistir a casi todos los eventos que me interesan. Los twitteros o tuiteros ( Google sabe bien que no nos ponemos de acuerdo en esto, los microbloggers, en definitiva) asistentes o incluso ponentes se encargan de avisar puntualmente sobre lo que ocurre, si se puede ver en directo a través de video conferencia, dónde se publican las ponencias … No es lo mismo que estar, pero mucho mejor que no haber tenido ningún contacto.

6. Comparto los enlaces interesantes sobre viajes

Antes nos llamábamos o reuníamos para compartir el último hallazgo de rutas aéreas o experiencias útiles.  Esa información está ahora a un clic y Twitter me sirve para guardar mi listado de ‘utilidades’  encontrar consejor de fuentes desconocidas. Antes perdía las listas y ahora las publico y conservo durante un tiempo en Twitter.  ( La verdad es que me las guarda Google Reader – cómo y por qué hago eso, escribí hace tiempo). Quedan a mano, ordenadas y si le sirven a alguien más, tanto mejor.

7. Ayudo a encontrar un empleo a los becarios precarios que conozco

A tuiteros nos  gusta ayudar. Yo no busco trabajo, pero siempre que veo una oferta de empleo que puede interesar a algún no adepto, se la reenvío por email. Hasta que me canse ;-)  No hay nada más fácil: si, or ejemplo ere eres especialista en WP, seguir a  @wordpressjobs.  Por no hablar de lo que pueda encontrar un licenciado en comunicación, periodismo, relaciones públicas, que son los usuarios más activos en España.  ¿Que lo que se necesita es tomar el pulso al ‘estado de la profesión’,  los niveles salariales y profesiones populares?  Todo está en Twitter.  Sólo hay que hacer una búsqueda eficazmente filtrada y ‘seguir’ a los sitios que se encargan de anunciar las oportunidades de trabajo o publicar la información que buscamos.

8. Ya no leo entrevistas. La gente que me interesa opina sin intermediarios en Twitter

Las celebridades nos han fascinado desde siempre. Que tire la primera piedra quien puede decir lo contrario. Elisabeth Taylor era el prototipo de lo inalcanzable. Confieso que me pare en pensar en cuánto están cambiando las cosas cuando ‘la vi’ en Twitter. Sí, si , vende un perfume y puede que sea parte de la campaña de promoción, pero quien quiso saber algo sobre ella en los momentos duros el año pasado, pudo leerlo en twitter, en directo, sin depender de como lo interpretase un periodista o un traductor.

Me encanta saber todo lo que le ocurre a Rania de Jordania. Desde que vi su vídeo trasgresor en Youtube, sigo con interés y admiración todo lo que hace y cómo lo consigue. Aunque tuviera una troupe de asesores y community managers, no importa. Más a su favor, tendría que decir entonces,  que encima  lo hace tan bien que ni se nota.

De superwoman a Tim Ferris, ese hombre que explica sin complejos cómo se puede vivir y disfrutar de la vida trabajando o justo. En Twitter puedo saber en qué anda metido e intentar – otra vez – tomar nota.

La lista es interminable - decídete, entra en Twitter, introduce el nombre de tu famoso preferido y luego a otra cosa.

9.  Consumo publicidad y si el caso lo merece, la difundo gratis

Seguramente te habrás dado cuenta que, junto con información desinteresada,  en realidad consumo información y publicidad directa de muchas empresas. Viajes, software, hardware, asociaciones, entidades, empresas donde trabajan algunos tuiteros,  … están entre ellas, sin molestar, promocionando a muy bajo coste  la información que muchas veces además ayudo a difundir como en el viejo ‘boca a boca’, sólo porque algo me ha gustado.

Pero, éste es un capítulo aparte:  entre las ideas a mano están nuevas posibilidades para mejorar el servicio técnico, el servicio de atención al cliente, quejas, reclamaciones,  información  sobre lanzamientos, notas de prensa en titulares, Hay empresas que lo hacen muy bien en twitter, pero son muy pocas y son muy fáciles de localizar. Juzga por ti mismo. ¿Verdad que las posibilidades para plantear una buena e innovadora estrategia de comunicación so infinitas?

Estrategias en internet – III.parte: 13 razones para contratar a un experto externo

Expertos internos o externos

Si no tenemos problemas presupuestarios ni de infraestructuras y, además, contamos con un equipo directivo entusiasta,  que puede dejar en segundo plano sus actividades habituales y dar prioridad al nuevo proyecto, adelante, formemos un equipo de trabajo. Éste se encargará, a su vez, de contratar a profesionales que van a desarrollar el proyecto. Parece muy cómodo y poco costoso, ¿no?.

13 razones para contratar a un experto externo

13 razones para contratar a un experto externo

La segunda opción consiste en contratar a expertos externos. A primera vista parece una solución complicada y cara y siempre escandaliza a los que infravaloran el medio.

¿A quién elegir para no equivocarnos?

Por supuesto, habrá que pedir referencias, asegurarnos de cuánto tiempo llevan en la profesión, cuál es su experiencia en gestión de proyectos. Un buen consultor sabe hacer practicamente todo, domina las herramientas de diseño, programación, codificación, si se tercia,  instala una red, o un foro, pero no es experto del todo en nada de eso. Ese no es su trabajo, lo suyo es saber qué soluciones se pueden aplicar y qué puede exigirles a los miembros del equipo de desarrollo.  Si hay algo en lo que deba actualizarse constantemente,  son las herramientas analíticas y las directrices de los buscadores, porque afectan a todas y cada una de las áreas de desarrollo.

“Contratar a alguien de ‘fuera’ para lo que sabremos hacer solos, realmente parece una extravagancia… cuánto nos va a costar esto al final si empezamos pagando por opinar…” Con toda seguridad has oído lo mismo que yo en más de una ocasión, por eso no me centraré en los inconvenientes, que los hay, sino en las ventajas.

Doy por supuesto que has decidido no malgastar los recursos, sino plantear una estrategia seria y a largo plazo.  Hay argumentos de peso que cualquiera, que haya dirigido un equipo de trabajo, reconocerá como verdaderos valores.  Están entre las 13 buenas razones para contratar a un consultor, coach, SEO o como quieras llamarlo,  externo:

  1. Nadie en la empresa tiene tiempo para dedicarse a un nuevo campo. No dan a basto con sus obligaciones habituales.
  2. Un profesional externo se dedica desde hace tiempo sólo a su parcela de actividad. No necesita empezar a formarse. Ya lo hace continuamente, ese es su otro trabajo. Así aporta know-how, conocimientos e información que no existen en la empresa u organización, con el detalle y profundidad del experto.
  3. Tiene la idea muy aproximada de los costes mínimos y máximos, pudiendo sugerir nuevas opciones en función del presupuesto.
  4. Tiene la capacidad de aportar soluciones nuevas para situaciones específicas o validar las ideas que surgen en la organización.
  5. Un profesional externo está acostumbrado a trabajar a deshoras. Es el precio que paga encantado por la libertad de que disfruta a cambio. Además, la inspiración no le viene de 9 a 5, a veces le encuentra trabajando en horarios impensables y bastante poco probables en una organización.
  6. Un profesional externo no se detiene y menos implica o deja condicionar por cuestiones ajenas que puedan afectar gravemente un proyecto: no le preocupan las oportunidades de ascenso, los cambios de retribución, las amistades o enemistades.
  7. Es objetivo. Analiza, diagnostica y hace crítica constructiva. Durante el proyecto no desarrolla otra empatia que la que hace que el equipo se siente cómodo. Está para trabajar en el proyecto, hacerlo muy bien y que le contraten de nuevo.
  8. Un profesional externo está acostumbrado a construirse buena reputación. Salvo que sea un polémico adicto y dedicado a su propio proyecto, no sobreviviría mucho tiempo en el medio que exige cada vez mayor transparencia. Y eso es exactamente lo que tiene que hacer con su proyecto en Internet.
  9. El consultor externo propondrá diversos métodos de control e información hasta dar con el más eficaz. Tiene experiencia y sabe cómo liberar a los equipos de la carga de tareas innecesarias y proveerles a tiempo con las herramientas que necesitan para su trabajo.
  10. La contratación de un experto externo hace que el coste de un proyecto sea aparentemente mayor (las nóminas van en otras cuentas), lo que a menudo sirve de empuje al proyecto.
  11. Basta un coste visible y un objetivo para evitar la procrastinación. Desaparecerá la sensación abrumadora, desafiante, inquietante, peligrosa, difícil, aburrida y estresante. Además, si algo falla, el responsable será el de fuera. Nada más necesario que tener a alguien de fuera a quien echar las culpas si se da el caso.
  12. Un profesional externo no tendrá éxito si el interlocutor que designa no es igual de entusiasta, ágil y capacitado para tomar decisiones; sin embargo su valor reside en que aporta una nueva perspectiva, exenta de perjuicios por no conocer los contratiempos antiguos que sirven de freno a las iniciativas.
  13. La relación es temporal y con ello, los costes. Puede ser intermitente. En cualquier caso, un profesional externo puede parecer caro, pero sólo cobrará por su tiempo de trabajo. Y eso suele ser un seguro del retorno de la inversión.

Si te ha interesado, puedes ver también:

13 razones por las que deberías tomarte la web en serio

La Web es una solución económica para sobrevivir los tiempos difíciles, y no una partida presupuestaria que cortar. En pocas palabras, en 2009 , la web es más importante que nunca.

Aunque las siguientes pueden parecer afirmaciones tópicas y de sobra conocidas, basta con mirar qué tipo de presencia en la red tienen muchos de los negocios que conocemos, para comprobar que antes de decidir cualquier inversión y promoción, a pocos nos sobra repasar lo que son hechos que resumo en 13 puntos, que parece un buen número para los que no somos supersticiosos. En las siguientes entregas, miraremos qué es lo que se puede y debe exigir a un proveedor de internet. ¿Cómo evitar a los que venden hielo a los esquimales? O, más peligroso aún , ¿cómo evitar a los vendedores de humo? Todo eso, pronto. Primera entrega:  lo elemental … Si el tema despierta tu interés, no olvides suscribirte a mi RSS.

1. La web es rentable

Un sitio web típico cuesta aproximadamente lo mismo que un gran anuncio en un diario impreso. El anuncio en el diario durará un día o algo más y la web permanece.

2. La web se adapta y crece con tu estrategia

Con un Sistema de Gestión de Contenidos es fácil actualizar y completar los contenidos.. Un sitio web crece de forma pareja a las necesidades de tus productos o servicios.

3. La web se actualiza

Mantener un sitio web actualizado con tanta frecuencia como sea necesario, ya no es costos. Existen métodos para hacerlo sin tener conocimientos técnicos especiales, probando la eficacia de tu mensaje diariamente, si es necesario.

4. La resultados se pueden medir

Con el análisis del tráfico, puedes obtener una idea clara de lo que buscan los visitantes de tu sitio web y definir con precisión tu público objetivo. Ningún otro medio de publicidad muestra los datos con la misma exactitud y rapidez.

5. La web mejora la comunicación

La web permite mantener el contacto directo con tus clientes y fomenta la lealtad.

6. La web no puede faltar

Todos utilizamos la web para encontrar los proveedores o productos y comparar los precios y servicios. Puede prescindir de folletos, pero no hay excusa para no tener un sitio web que facilite información útil.

7. La web reduce los costes de servicio al cliente

¿Cuánto tiempo pierden tus empleados respondiendo a preguntas típicas? Tu sitio web puede hacerlo, con mayor eficacia con costes ínfimos.

8. La web mejora la administración

Desde la descarga de documentos, siempre actualizados a las comunicaciones internas y externas, la racionalización de los sistemas de pago o presupuestos, la Web ahorra los trámites y costosos envíos o atención telefónica.

9. La web fortalece el conocimiento de marca

La gente utiliza la web para comentar los productos o servicios dentro de sus comunidades o intercambiando información con métodos de instantánea.

10. La web no conoce fronteras

Puede vender en su pueblo o ciudad, o puede usar la web para tener un escaparate abierto al mundo. La web puede cumplir los sueños de un exportador.

11. La web funciona mientras duermes

24 horas, siete días a la semana. La oficina o la tienda, no.  ¿Por qué cerrar el escaparate si ya no hace falta?

12. La red es más rápida

Los blogs, los boletines electrónicos y las campañas de promoción en la red son instantáneas, no como el costoso y lento proceso de publicidad tradicional.

13. Tu competencia está a un clic de distancia

¿Vas a permitir que tus clientes se vayan, sin más? No lo dudes, tu competencia ya sabe cuáles son las ventajas de usar bien los servicios de Internet. No les dejes todo el terreno libre, en la red hay un sitio para todos.

¡Es la hora de tomarse la web en serio!

Si tienes un sitio web que cubre tus necesidades, o si necesitas uno nuevo, habla con tu proveedor de Internet. Seguro que puede mejorar algo y hacer que consigas la mejor rentabilidad de tu inversión.

Próxima entrega: ¿Cómo identificar a los vendedores de humo?