Blog

Estrategias en internet – III.parte: 13 razones para contratar a un experto externo

18 junio, 2009

Expertos internos o externos

Si no tenemos problemas presupuestarios ni de infraestructuras y, además, contamos con un equipo directivo entusiasta,  que puede dejar en segundo plano sus actividades habituales y dar prioridad al nuevo proyecto, adelante, formemos un equipo de trabajo. Éste se encargará, a su vez, de contratar a profesionales que van a desarrollar el proyecto. Parece muy cómodo y poco costoso, ¿no?.

13 razones para contratar a un experto externo

13 razones para contratar a un experto externo

La segunda opción consiste en contratar a expertos externos. A primera vista parece una solución complicada y cara y siempre escandaliza a los que infravaloran el medio.

¿A quién elegir para no equivocarnos?

Por supuesto, habrá que pedir referencias, asegurarnos de cuánto tiempo llevan en la profesión, cuál es su experiencia en gestión de proyectos. Un buen consultor sabe hacer practicamente todo, domina las herramientas de diseño, programación, codificación, si se tercia,  instala una red, o un foro, pero no es experto del todo en nada de eso. Ese no es su trabajo, lo suyo es saber qué soluciones se pueden aplicar y qué puede exigirles a los miembros del equipo de desarrollo.  Si hay algo en lo que deba actualizarse constantemente,  son las herramientas analíticas y las directrices de los buscadores, porque afectan a todas y cada una de las áreas de desarrollo.

“Contratar a alguien de ‘fuera’ para lo que sabremos hacer solos, realmente parece una extravagancia… cuánto nos va a costar esto al final si empezamos pagando por opinar…” Con toda seguridad has oído lo mismo que yo en más de una ocasión, por eso no me centraré en los inconvenientes, que los hay, sino en las ventajas.

Doy por supuesto que has decidido no malgastar los recursos, sino plantear una estrategia seria y a largo plazo.  Hay argumentos de peso que cualquiera, que haya dirigido un equipo de trabajo, reconocerá como verdaderos valores.  Están entre las 13 buenas razones para contratar a un consultor, coach, SEO o como quieras llamarlo,  externo:

  1. Nadie en la empresa tiene tiempo para dedicarse a un nuevo campo. No dan a basto con sus obligaciones habituales.
  2. Un profesional externo se dedica desde hace tiempo sólo a su parcela de actividad. No necesita empezar a formarse. Ya lo hace continuamente, ese es su otro trabajo. Así aporta know-how, conocimientos e información que no existen en la empresa u organización, con el detalle y profundidad del experto.
  3. Tiene la idea muy aproximada de los costes mínimos y máximos, pudiendo sugerir nuevas opciones en función del presupuesto.
  4. Tiene la capacidad de aportar soluciones nuevas para situaciones específicas o validar las ideas que surgen en la organización.
  5. Un profesional externo está acostumbrado a trabajar a deshoras. Es el precio que paga encantado por la libertad de que disfruta a cambio. Además, la inspiración no le viene de 9 a 5, a veces le encuentra trabajando en horarios impensables y bastante poco probables en una organización.
  6. Un profesional externo no se detiene y menos implica o deja condicionar por cuestiones ajenas que puedan afectar gravemente un proyecto: no le preocupan las oportunidades de ascenso, los cambios de retribución, las amistades o enemistades.
  7. Es objetivo. Analiza, diagnostica y hace crítica constructiva. Durante el proyecto no desarrolla otra empatia que la que hace que el equipo se siente cómodo. Está para trabajar en el proyecto, hacerlo muy bien y que le contraten de nuevo.
  8. Un profesional externo está acostumbrado a construirse buena reputación. Salvo que sea un polémico adicto y dedicado a su propio proyecto, no sobreviviría mucho tiempo en el medio que exige cada vez mayor transparencia. Y eso es exactamente lo que tiene que hacer con su proyecto en Internet.
  9. El consultor externo propondrá diversos métodos de control e información hasta dar con el más eficaz. Tiene experiencia y sabe cómo liberar a los equipos de la carga de tareas innecesarias y proveerles a tiempo con las herramientas que necesitan para su trabajo.
  10. La contratación de un experto externo hace que el coste de un proyecto sea aparentemente mayor (las nóminas van en otras cuentas), lo que a menudo sirve de empuje al proyecto.
  11. Basta un coste visible y un objetivo para evitar la procrastinación. Desaparecerá la sensación abrumadora, desafiante, inquietante, peligrosa, difícil, aburrida y estresante. Además, si algo falla, el responsable será el de fuera. Nada más necesario que tener a alguien de fuera a quien echar las culpas si se da el caso.
  12. Un profesional externo no tendrá éxito si el interlocutor que designa no es igual de entusiasta, ágil y capacitado para tomar decisiones; sin embargo su valor reside en que aporta una nueva perspectiva, exenta de perjuicios por no conocer los contratiempos antiguos que sirven de freno a las iniciativas.
  13. La relación es temporal y con ello, los costes. Puede ser intermitente. En cualquier caso, un profesional externo puede parecer caro, pero sólo cobrará por su tiempo de trabajo. Y eso suele ser un seguro del retorno de la inversión.

Si te ha interesado, puedes ver también:

  • Estrategias en internet – I.parte: el tren esta pasando
  • Estrategias en internet – II.parte: en un proyecto bueno, nada es por casualidad

Más sobre este tema

Comments are closed.